Wii U en el E3 2013

16 06 2013

Abusar de la confianza no es bueno, y Nintendo debería saberlo bien; aunque son expertos en tentar a la suerte. Dejémoslo claro: esta compañía no tiene jugadores, sino afianzados seguidores que no dudan en comprar merchandishing relacionado con Mario, defender a capa y espada su consola aunque tenga la mitad de potencia que otras similares, o perdonar los desvaríos del equipo de Iwata. Porque, incluso cuando se equivocan, saben ganarse a su público de nuevo con maniobras más o menos acertadas, gracias a las cuales, hasta hoy al menos, han conseguido mantenerse a flote. Y es que Nintendo, al igual que Apple, se arriesga mucho avanzando paralelamente al camino que siguen sus competidores, invirtiendo en diferenciarse del resto antes que en potenciar su hardware a base de componentes de última generación. Prefieren proponer nuevas formas de juego (lo que es admirable) en un intento por definir el futuro de la tecnología y el entretenimiento digital.

wiiue3

Nintendo, con sus particulares métodos y principios, fue capaz de hacer que DS y Wii reventaran el mercado por encima de competidoras con una tecnología y apoyo third-party superiores. ¿Cómo? Jugándosela en el hardware y balanceando el riesgo con las siempre apetecibles y seguras adaptaciones de las clásicas licencias de Nintendo. Tras cada nueva consola, un nuevo Mario, por decirlo de manera muy simple. Eso sí, utilizando sabiamente las novedades de sus aparatos para moldear el nuevo producto a su antojo, pero siempre dentro de la seguridad de una licencia de renombre e indudable demanda. Una cosa es tomar un riesgo, y otra lanzar una moneda al aire. Nintendo rara vez lanza monedas al aire, pero sucede que aún siendo el riesgo el resultado de un meticuloso y ávido estudio de mercado, intentando resolver cómo reaccionarán los jugadores ante su particular forma de entender el progreso tecnológico, uno puede equivocarse y caer desde gran altura.

3dworld2

Aún es muy pronto para hablar de fracaso en Wii U, ya que, en realidad, apenas sí ha podido saborear lo que es tener un catálogo en condiciones. Aún estamos por ver de qué es capaz, y Nintendo no es una compañía muy dada a abandonar consolas cuando no rinden comercialmente. Pero aún no ha salido ese bombazo marca de la casa que nos haga sentir la necesidad imperiosa de hacernos con la consola y el juego en cuestión. Falta el detonante de esa nueva avalancha de ventas que necesita Nintendo para volver a imponerse o igualar a sus titánicos rivales. Pero la cosa pinta regular. El E3 está siendo presidido a dos bandas. El cambio de generación provoca una necesidad inmediata de gráficos a los usuarios, y eso Nintendo debe paliarlo con juegos. Grandes juegos, no ports de otros que se están enseñando en pantallas gigantes corriendo en hardware muy superior. Está muy bien contar con tu propia versión de Assassin’s Creed IV y con ese Watch Dogs que me deja ojiplático cada vez que enseñan algo de gameplay; pero, al fin y al cabo, la de Wii U será la versión “pequeña” de cada uno de ellos. Todo lo demás es lo esperable, y no se ha visto en ninguno de los juegos mostrados el beneficio real e indudable de utilizar el mando de Wii U: supuestamente, su mejor baza.

donkeywiiu

Nintendo solo ha ofrecido lo que ya sabíamos, y muy poco más. Anunciar un Mario 3D World, un Mario Kart, un Smash Bros, un Wii Fit, un Art Academy, un Donkey Kong, etc.;  y confiar en la extraña aunque explosiva repercusión de Bayonetta como gran exclusiva, y dejar el resto a los ports, me parece muy poco. Haber perdido la exclusividad de Rayman Legends puede ser más dañino de lo que parece: es un juego de un público generalizado y cuantioso; continuación de un título que se ha hecho un hueco de lujo en el género de las plataformas por méritos propios. Hasta la versión simplificada para móviles es un juegazo para lo que cuesta. No digo que me alegre el hecho de que Nintendo tuviese encerrado semejante producto entre sus garras, pues, personalmente, no poseo una Wii U (de momento, al menos), pero, objetivamente, creo que han dejado pasar un vende-consolas third party como no van a tener uno en mucho tiempo. Y Bayonetta es fantástico, lo sé, pero si nos ceñimos un tanto al estereotipo ligado a las consolas de Nintendo, y teniendo en cuenta que particularmente a mí, por ejemplo, Bayonetta no me va especialmente (es una japonesada tan sumamente salvaje y descontrolada que me supera y me cansa), no estoy seguro de cuánto puede llegar a vender. Quiero decir: será mucho, sin duda; pero no estoy seguro de que sea un juego de los que le dan la vuelta a la tortilla en un sistema como Wii U.

Pikmin3

Hay quien asegura que Nintendo está en el camino correcto ofreciendo ports de calidad similar a 360 y PS3 cuando esas versiones se van a considerar “cutres” en 6 meses, precisamente cuando estos juegos anunciados salgan a la venta. Yo creo que no. Nintendo nunca ha debido a los Triple A ocupa-portadas su éxito. De hecho, es su lucha por la vía alternativa la que le ha procurado siempre un buen número de detractores, cuyas cabezas no han sido capaces, en años, de procesar cómo puede haber grandes juegos de nueva hornada en un hardware tan desfasado. Pero, en esta ocasión… ¿Qué ha pasado con el mando? ¿Va a quedar relegado a la posición de la Balance Board? ¿Algo secundario y prescindible? No es eso lo que me vendieron. Cuando me enseñaron la primera DS, me dijeron que la pantalla inferior se utilizaría como base para muchos, muchísimos juegos. Así ha sido. Antes de la marabunta móvil, Nintendo ya estaba hasta arriba de títulos controlables enteramente con el stylus: un trocito de plástico más utilizado que todo periférico aparecido a raíz de su intrusión en el modus operandi del videojuego común.

smashwiiu

Cuando 3DS fue anunciada, me dijeron que vería 3D sin gafas; y así ha sido. Ahora tengo dos pantallas que se utilizan activamente, porque DS supo acostumbrar a las desarrolladores y a los jugadores a trabajar y jugar de esta manera; y además con mejores gráficos y en 3D simplemente con mirar a la pantalla superior. Cumplieron lo que me prometieron, aunque no supieran, a esta última, darle el impulso necesario a base de títulos de salida. El tiempo y los juegazos han cambiado eso. Pero, ¿qué ocurre con las consolas de sobremesa de Nintendo? Wii se anunció como si su mando fuera el cacharro definitivo (recordemos el trailer de Red Steel) y luego resultó que sin el por entonces imprevisible añadido llamado Motion Plus, su precisión era más bien limitada. Es decir, cumplieron solo a medias.

bayonetta2

Con Wii U ha pasado algo parecido, aunque considero que peor. Cuando se presentó en sociedad, ahí estaba yo, esperando que Nintendo, esa compañía que me ha hecho pasar mejores ratos que cualquier otra gracias a su genuino catálogo, me fundiera los plomos con alguna retorcida e inesperada novedad capaz de atentar nuevamente contra mi bolsillo. Pero no. El gran secreto resultó ser una tablet fusionada con un gamepad normal y, la verdad, no sorprende. No lo hace porque DS ya es una “mini-tablet” disponible desde hace muchos años y porque todas las nuevas consolas y el PC van a ser compatibles con sus propias tabletas, como la SmartGlass de Microsoft; sin mencionar la tirada de Ipad y similares. Tan solo podrían estar por delante de todo lo visto si su catálogo se inclinase en la dirección correcta, haciendo un uso diferente, novedoso y atractivo de su gamepad-tablet. Cuando leo que el mayor acierto es dejarse contaminar con el mainstream que ocupan otras compañías más acostumbradas a este tipo de productos. Nintendo se ha quedado a medias y nos ha enseñado unas cartas que ya habíamos visto antes de que se mostrasen.

3dworld1

Una pena, porque Nintendo se hizo con el E3 al completo cuando anunció su 3DS y la puso en manos de los presentes en ese mismo evento. Tocó la tecla oportuna y provocó una importante sensación de necesidad de estar allí mismo, en el E3, pues se trataba de un sistema con unas características imposibles de disfrutar sin tener la consola en las manos. Veremos cómo reacciona el gran público tras el cierre del E3. Una vez todo esté en calma y con los nuevos trailers que suelen aparecer tras los principales eventos de la feria, tal vez podamos hacernos una mejor idea de hacia qué lado se inclinará la balanza esta vez. Wii Sports podía competir con Gears of War, aunque pareciera imposible. ¿Puede competir algún juego verdaderamente puro de Nintendo con una barbaridad como Battlefield 4? Tal vez esta vez la compañía nipona no tenga tanta suerte, aunque Iwata siempre sabe cómo inclinar la balanza a su favor; y es que ese fontanero rechoncho tiene más fuerza en su bigote que todos los escuadrones que podamos imaginar. Veremos si es suficiente para que las distancias tecnológicas no acaben con la máquina de la “gran N”.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: