Microsoft y Sony: su política oficial

12 06 2013

Se acabaron los rumores. El E3 está en marcha y con él llegan las esperadas conferencias, donde los responsables del cambio generacional ponen sobre la mesa, ante la atenta mirada de millones de jugadores y de la prensa especializada, todo aquello que, durante años, han venido guardando celosamente en sus oficinas. Dejando momentáneamente a un lado a Nintendo, independiente como siempre por su hardware y sus maneras, y al PC, maltratado como siempre que se le intenta dar alcance tecnológicamente hablando, vamos con el Main Event: el enfrentamiento entre Microsoft y Sony en la nueva generación.

ps4e3

 

Pero no vamos a hablar, por el momento, de esa lucha entre potenciales, periféricos y exclusividades. Vamos a retomar un tema que viene avivando el fuego en los foros desde hace meses. Se trata de la política concerniente a los servicios on-line, la segunda mano y el préstamo de títulos a terceros. Algo que, hasta hace unos meses, nos parecía indiscutiblemente libre y simple, pues somos nosotros los que, al fin y al cabo, pagamos por el producto, y que sirva a nuestra causa durante diez años o acabe siendo utilizado como freesbie es algo que debiera ser cosa nuestra.

xbo1

Pero los tiempos han cambiado, al menos para Microsoft, que es la orgullosa ganadora del premio a la compañía más estafadora del año (yo mismo se lo daría en mano), y lo que antes era una cuestión de buena voluntad y compañerismo, como es dejarle un juego a un amigo, ahora es un gesto que implica rendir ciertas cuentas. Voy a intentar explicarlo tal y como yo lo entiendo, con las conscuencias que esta nueva forma de prestar un artículo trae consigo.

ps4mando2

Permite que te hable directamente a tí, que estás al otro lado de la red y te utilice como personaje de este teatrillo. Tú aprovechas una tarde de viernes para acercarte a tu tienda de videojuegos favorita. Compras una flamante Xbox One recién salida del horno y un juego, por aquello de que, de alguna manera, y aunque hoy día parezca sorprendente, las consolas también sirven para jugar. Llegas a casa, te zurras con la configuración inicial, conectas la consola a internet (por narices) y empiezas a jugar. Una semana después un amigo te dice que se ha comprado también una Xbox One y te pide que le prestes el juego. Por supuesto, lo haces. Él lo introduce en la consola y… ¿cuál crees que es el resultado? Pues, cosas de Microsoft, ocurre que no puede jugar. Porque ese amigo no lleva un mes en tu lista de amigos, por lo que, para la empresa de papi Gates, no es tu amigo en absoluto. Solo un gorrón que te ha extorsionado para que dejes caer el disco en sus manos.

ps4completo

Pero bueno, el tiempo, según dicen algunas ciencias, es algo subjetivo. Por ello, tú, quizá, ocupas tu tiempo en intentar que ese mes pase rápidamente para que el amigo deje de soltar improperios al aire, mientras, por otro lado, babea ante las ganas de introducir el BluRay, sin que la consola lo escupa. Así pues, el coleguita jugón, tras terminar la fatídica la cuenta atrás, se lía a jugar, no sin antes pasar por una breve pero enormemente significativa firma digital con la que acaba de condenarte sobremanera, a tí, dueño y pagador del título en cuestión. Porque, una vez te lo devuelva y consideres, porque es tu libertad, que no vas a jugar nunca más y que quieres venderlo, estás jodido. Acabas de chocar con esa verdad que se esconde tras las delicadas y blandas palabras con las que Microsoft ha querido defenderse de los rumores que, durante meses, han apuntado a la imposibilidad de revender el producto. La empresa nos ofrece dos “soluciones” al respecto (tres contando la de que nos den por donde amargan los pepinos):

1) Pasar por la tienda donde hemos adquirido el juego en cuestión y someternos a su política de segunda mano, que a su vez está atada en corto por Microsoft; teniendo que proceder mediante un servicio específico de Microsoft donde se “marcan” las reventas”; me gustaría saber por qué.

2) Regalar el juego (dándonos, supuestamente, la opción de cobrar al “regalado” la cantidad que le pidamos). Pero aquí viene lo bonito: no es posible si ya hemos prestado el juego a una persona. Es el límite. Uno. Un único usuario además del dueño. Eso quiere decir que ni siquiera el alquiler es posible. Una vergüenza.

xboxgamepad1

Y yo que hasta hace dos días venía quejándome del modelo actual de DRM. ¡Si es una gozada! (ni hablar: benditos cracks). Vaya guarrería. Microsoft ha declarado que parte de la responsabilidad de este tipo de política lo delegará a las condiciones comerciales que la distribuidora de cada título quiera imponer, pero siempre dentro de estos estrechos márgenes que comentaba. Y, de todas formas, la lucha contra la segunda mano la han comenzado estas mismas compañías, ya que, evidentemente, si hay algo que les beneficia es vender dos copias donde antes vendían una; vamos, que eso de “depende en parte de ellos” es como darle una bomba a un loco y lavarse las manos cuando reviente un edificio. Todo lleva al mismo objetivo: que cada usuario compre su juego.

haloone

Me parece particularmente divertido porque, por algún motivo, esto no es extrapolable a otro tipo de artículo ni sería aceptable de ninguna de las maneras en algo que no sea un contenido digital, ya sea en formato físico o descargable. Lo explicaré de nuevo con un ejemplo: si mi padre le deja el coche a mi hermano y éste está obligado a registrarse como beneficiado de tal préstamo; y luego mi padre quiere vender el mismo coche a un tercero, no le está permitido. Ni siquiera podría conducirlo el compañero de trabajo de mi padre. Nadie más, en absoluto. ¿He puesto un ejemplo muy caro? ¿Qué os parece una casa? Imagina que el sr. banco o el de la constructora, o vete a saber quién, viene diciéndote que si un amigo entra en tu casa, tiene que firmar al entrar y al salir, y que tras eso la puerta queda sellada. Minimicemos. Un boli. Te presto mi boli, pero tienes que conectarte a internet para decirle a Bic que lo tienes tú, y cuando me lo devuelvas ya no se presta a nadie más; no puedo ni regalarlo ya.

ps4side

¿Qué tiene de diferente el videojuego para que se apliquen estas medidas? ¿Derechos intelectuales? Claro, porque el cine, la música, la literatura; el arte en toda su gloria no están sujetas a estos términos. Chorrada. Todo, absolutamente todo es, en teoría, sensible a esta nueva forma de ver el préstamo o la venta de segunda mano. ¿Cuántas tiendas viven de artículos ya usados? ¿Ebay está condenada a morir si este modelo de negocio prospera? No debería ser ni legal para empezar. Que yo, una vez pagado el producto, no pueda hacer con él lo que me venga en gana, suena a alquiler. No me lo están vendiendo, pues está implícito en la venta que yo adquiero algo de lo que otra persona o empresa quiere desprenderse, a cambio de dinero. Ellos tienen su beneficio, y dudo que sea tan reducido como para necesitar de estas tácticas comerciales de ruinosa y abominable naturaleza.

e31

Sobre la necesidad de una conexión obligatoria a internet, desmentida solo parcialmente (forzándonos a establecer una conexión cada 24h, aunque sea a través de una red móvil), solo puedo decir que no la entiendo en absoluto. Una vez más, me remito al hecho de que ya he pagado por el producto. Ellos se escudarán en las condiciones de compra que se les ha permitido escribir, y yo en la lógica aplastante. Dejo 400 o 500 “boniatos” en el mostrador de una tienda, me llevo el aparato a casa y, sin más razonamiento por parte del fabricante que “es para mejorar la experiencia” (una oratoria abierta ya que no hay forma de focalizarla hacia un verdadero motivo de peso), debo conectarla, sí o sí, a la red de redes. Esto quiere decir que, para los que cuenten con, por ejemplo, una segunda casa en un pueblecito alejado de la ciudad (que aquí en España es algo extremadamente común), y allí no gocen de internet porque es un gasto innecesario; no podrán llevarnos la consola a no ser que quieran pasar por el aro de tener que utilizar la red de datos móviles. Por supuesto, esta red no te la regalan con la compra de la consola.

E3-2013

Sony, entre tanta excusa desinflada y palabrería vacía, ha tenido a bien presentar físicamente su consola, la cual en términos de diseño le da un par de vueltas a One (opinión personal), pero que, a cambio, sigue conservando su modelo de gamepad de “los chinos”. Un mal absolutamente menor visto lo visto, y es que PS4 vale cien euros menos, es más potente y mucho menos intrusiva con el usuario. En un magnífico video aparecido durante el E3 se mofaban con sencillez de su competidora sin mencionarla en ningún momento. Bajo el nombre de “video instruccional de cómo prestar un juego”, nos han mostrado en menos de un minuto un magnífico tutorial de un único paso donde se nos tutorea sobre cómo dejarle el título que queramos a un amigo. Basta con dárselo. A jugar. Ni firmas online, ni limitaciones de usuarios, ni conexión obligatoria (dentro y fuera de lo que se refiere a la segunda mano). Las distribuidoras pueden, si así lo desean y como siempre ha sido (aunque ahora parece que haga falta decirlo públicamente) imponer condiciones específicas en la distribución de su producto. Pero no han establecido una plataforma obligatoria; un canal de paso forzoso para quien pretenda ejercer algo tan simple y habitual como el préstamo o la venta fuera de las tiendas (o en otras especializadas en este tipo de mercado). No digo que PS4 no se guarde algunos “trucos” relacionados con el DRM, pero, desde luego, no es nada mínimamente comparable a lo que traerá bajo el brazo la nueva Xbox.

ps4used

PS4 es mucho más apetecible a día de hoy. Es, con toda lógica, más por menos. Eye no será tan potente y útil como Kinect 2, pero tampoco parece encarecer el producto innecesariamente y, por el momento, todo lo anunciado en ambas consolas se juega con mando (como siempre). Son cien euros menos con un hardware ligeramente superior y la promesa de que programar para ella ya no es el infierno manifiesto que resultaba hacerlo para PS3. Ahora las consolas son más parecidas a un ordenador: en arquitectura, componentes y librerías de programación. Cien eurazos es mucho dinero en la actualidad y, en mi opinión, Sony no quiere repetir el error de PS3 en su salida.

Bien, pues dicho todo esto, y ahora con la verdad en la mano para quien quiera verla, digo: hay más reservas de Xbox One a día de hoy que de PS4. Concluyo: a la gente todo esto le importa un pito. Así nos va. Cada vez me siento más oveja y menos persona.

Anuncios

Acciones

Information

One response

17 06 2013
Microsoft: ensayo y error | Age of Gamers 2.0

[…] que un DRM bestial y abusivo como el que comentábamos hace unos días (información supuestamente oficial, ojo) no logre sino apartar de las tiendas a los jugadores; pero […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: