XBOX One: Kinect 2 y el mercado de segunda mano

28 05 2013

Quiero dejar claro que todo lo que a continuación voy a escribir viene suscitado por una serie de presuntas verdades no confirmadas por la propia Microsoft, sino por un supuesto informador (vaya película, amigos) que, poco a poco, va destripando los secretos más oscuros de la compañía, con motivo de la política tomada de cara a la salida de la nueva consola de la compañía: Xbox One. Microsoft se está cubriendo de gloria en un intento por forrarse con lo que no debe y empeñarse en meternos a empujones la necesidad de utilizar toda la parafernalia que no ha terminado de cuajar en su actual sistema, pero que, según ellos, es absolutamente imprescindible para que la próxima generación disfrute de buena salud. Desde los rumores, sin desmentir durante meses (el que calla otorga, y en videojuegos esto es una verdad mayúscula), que apuntan a un sistema en línea para que la venta de juegos de segunda mano pase por la propia Microsoft; a la inclusión forzosa de Kinect en el paquete básico de la consola: todo apunta a un claro beneficiario. Evidentemente no hablan de nosotros.

New XBOX ONE

Dejemos las cosas claras: odio las estupideces cuando son obligatorias. Que una tal Siri me hable a través del Iphone y me diga dónde hay una pizzería de emergencia cuando no me apetece escribir en el explorador, pues bueno, es una agradecida salida para un vago redomado. Que en el nuevo Samsung Galaxy puedas pasar las fotos sin tocar la pantalla pues, no sé, es un detalle interesante, aunque no tengo alergia al plástico. Que un juego de coches para móviles tenga, entre sus configuraciones, una que permita jugar utilizando los sensores de inclinación, acelerómetros y demás mandangas, pues muy bien. Pero cuando estas chorradas de necesidad discutible se convierten en obligatorias para el funcionamiento de una consola, cuya finalidad es, y que aquí no me contradiga nadie: JUGAR, entonces es cuando debe venir un señor muy importante a explicarme qué demonios me está vendiendo.

kinect2

¿Cómo puede Kinect, el cacharro más desperdiciado y caro de la historia después del MEGA CD de  Sega, convertirse de pronto en parte vital de un sistema que ha prescindido de él intencionadamente durante años? Ah, claro, es que ya no es Kinect. Ahora es Kinect 2. Voilá. Habemus producto. Ese “2” significa renovación, evolución, perfeccionamiento; pero también suena a continuidad; y la base tomada, a día de hoy, es muy inestable. Francamente, creo que expandir hacia delante las bondades de un periférico que aún a día de hoy se encuentra prácticamente en desuso, es meter el pie un poquitín más hondo en el barro. Hundirse con voluntad férrea evidenciando que únicamente los títulos que se desarrollan con carácter exclusivo para XBOX hacen un uso relativamente coherente del aparato, y únicamente cuando nos referimos a modos de juego y añadidos de corte casual, pues no imagino la manera en que Assassin’s Creed, Devil May Cry, Borderlands, Need for Speed, Tomb Raider y demás “grandes” puedan ser jugados de manera efectiva con Kinect. No hay empresa que haya cogido el kit de desarrollo y haya sacado un provecho consistente y convincente de Kinect para controlar un juego sin tocar el mando (aunque Forza 4 se acercó bastante a lo anunciado). Siempre que Kinect hace su aparición en un título relativamente complejo, tenemos que tener el gamepad en las manos. Y si tenemos un botón bajo el dedo, no veo la necesidad de hacer uso de gestos, salvo que la imaginación de los desarrolladores sea desbordante (algo que tampoco ha sido así hasta hoy). Los comandos por voz es una de las inclusiones más solícitas, pero sigo pensando que hablar solo en el salón es algo que escapa al gusto de demasiada gente. Ni apuntar todo el tiempo a la pantalla en juegos de disparos es algo que se pueda hacer durante partidas largas, pues el brazo tiende a doler. Al final todo se reduce a los géneros más casuales, para un disfrute puntual y de poca duración. Vamos: Kinect Sports o Just Dance (que están muy bien, ojo).

kinect1

Pero la tónica general de Kinect son los experimentos; y éstos me resultan, en general, de un patetismo horrible. Star Wars Kinect es la cosa más ridícula que he tenido la molestia de ver, con unos minijuegos que, en su mayoría, rozan la broma de mal gusto. Lo del jueguecito de baile, copia del mencionado Just Dance, con personajes de Star Wars, me produce una vergüenza ajena tan extrema que me cuesta hasta mirar a la pantalla, aunque sea solamente para reírme de lo que estoy viendo. Las opciones Kinect en los juegos de verdadera calidad se resumen de la siguiente manera: intentaron hacer un Gears of War y éste jamás vio la luz. Y menos mal que no lo hizo, pues iba a ser algo así como un shooter sobre raíles, lo que teniendo en cuenta el tipo de jugabilidad que ha hecho de este título lo que es, pudo haber resultado en un destrozo importante. Programar para este portento de la tecnología (quede claro que me encanta como algo no relacionado con los videojuegos) debe ser un infierno incomparable, sobre todo teniendo la opción de hacerlo para algo tan conocido, efectivo e inmediato como un mando de toda la vida. Que Forza Motorsport tenga opción para ser jugado parcial o íntegramente con Kinect me parece bien; pero si el mero hecho de incluirlo junto a la consola va a condenar a los juegos a utilizarlo de manera obligatoria, sé de unos cuantos que van a esquivar la consola como si manchase.

kinect4

Pero lo mejor de todo es que Kinect y su obligada compra no solamente se integrará, supuestamente, con los juegos. Al igual que Siri, el asistente de Iphone antes mencionado, Kinect nos hablará, nos preguntará y nos analizará. Suena un tanto oscuro esto último, pero es exactamente lo que hará. Y debe ser que en Microsoft gustan mucho de la ciencia ficción y de revolucionar los videojuegos; y no me da miedo alguno el avance tecnológico, pero tengo algo muy negativo que decir en contra del análisis exhaustivo de los gestos del jugador, su supuesto estado de ánimo en base a la gesticulación y la recopilación de datos personales con fines teóricamente lúdicos. Me parecen todos una basura. Y no son pocos los medios que han puesto en duda la viabilidad legal de tener una cámara enfocándonos el 100% del tiempo, con una conexión a internet que, si bien finalmente no será absolutamente obligatoria, sí será la única vía para acceder a prácticamente cualquier contenido anexo a los videojuegos. Vamos, que Kinect va a estar mirándonos fijamente durante todo el tiempo que la consola esté encendida. No me extraña que surja el recelo. A mí me da miedo, directamente. No me gusta en absoluto la idea.

segundamano

Quiero decir: que alguien plantee siquiera desarrollar un juego cuyo código se atreva a indagar en cuál es mi estado de ánimo mientras juego, mediante Kinect, me parece enfermizo, disfuncional y, lo peor de todo, el comiendo de un sistema que absorbe algo más que nuestras habilidades o nuestra inteligencia a la hora de progresar en un videojuego. Ni siquiera creo que nuestra expresión sea fiel reflejo de nuestro estado de ánimo en el juego. ¿Alguien ha probado a grabarse mientras juega? La cara es lo más inmóvil del universo, especialmente si uno juega solo. Esto no quiere decir que no estemos sintiendo cosas, evidentemente; pero de ninguna manera el estado de ánimo me parece algo que pueda medirse y utilizarse en un videojuego ni útil ni efectivamente. Me parece intrusivo más que cualquier otra cosa y me recuerda más al segundo capítulo de la serie Black Mirror que a aquello que yo entiendo por una buena idea, divertida y disfrutable, de cara a mejorar un sector en el que ya parece tener cabida cualquier cosa.

gearsofwarkinect

Pero, ¿con qué fin esta recopilación de información directa y física de nosotros? Pues nunca llega a explicarse del todo. Se habla de infinitas utilidades en lo jugable, pero no sé cuáles son. No sé de qué sirve que el juego nos vea sonreir y, de hecho, me parece ridículo. Quiero jugar a un Elder Scrolls y que la conversación que pueda mantener mi personaje con un NPC no dependa de si parezco triste o no; si es que ese tipo de “mejoras” son las que tienen en mente en Microsoft. No me parece divertido. Todo ese esfuerzo, por favor, en el guión, en la jugabilidad, en la banda sonora, en los gráficos, en el diseño de niveles… En lo que compone el videojuego en sí. Que no me vengan con inventos, porque este en concreto tiene una primera versión que solo vale para pasar un buen rato en compañía de unos amigos, y muy poco más. Que no me hablen de innovación cuando aún no se domina todo lo anterior, porque eso es imposible. Las cosas tienen un orden. Si no haces funcionar algo que ya me has intentado vender como la forma definitiva de integrar nuestra persona con el videojuego, deja de caminar en esa dirección y concéntrate en divertir y entretener, que es tu trabajo. Además, y pasando a un plano puramente económico: todos los Kinects 1 que siguen sin aprovecharse, ¿los tiramos a la basura? Qué gran solución. Eso seguro de que esta decisión reporta una gran cantidad de seguidores a Microsoft, sin duda. Eso de: te vendo un cacharro para que coja polvo y después te obligo a tener otro diferente, obligatoriamente en la caja con la consola que quieres comprar para jugar al próximo Forza… Sí, sin duda, es exactamente el movimiento empresarial que el usuario demanda. Por supuesto.

kinect3

Puede que Kinect 2 sea el futuro y yo me esté equivocando, o que solo esté divagando; pero hoy, no ayer, sino hoy mismo, hay jugadores con el Kinect original en su casa, sin usar, así que me escudaré en su inutilidad e intromisión en nuestra persona física hasta que me demuestren que todo tiene una maravillosa explicación que ni en su fascinante presentación, ni en su entrevista privada con Spike TV, con Kinect 2 funcionando a pleno rendimiento, han sabido darme. Pero no, todo esta parrafada no es lo peor. Lo peor concierne de manera directa a la mismísima forma de distribuir los juegos. Mejor dicho, a la posibilidad de redistribuir los títulos, intercambiarlos o venderlos en Ebay, por poner un ejemplo. Se habla, y no se desmiente, de una elevadísima posibilidad de que el mercado de segunda mano pase por una plataforma online de la propia Microsoft, donde, para reactivar el producto en una consola diferente a la que primeramente registró el título en cuestión, deba pagarse una tasa. Así, pensarán ellos, se devuelve el equilibrio al universo.

kinect5

Que no exista mercado de segunda mano quiere decir que si reservas un juego que consideras notable porque has visto un trailer y la compañía ya te ha dado otros buenos productos anteriormente, y a la salida, ese juego es una basura que ni siquiera se digna a funcionar, o borra las partidas grabadas, o no podemos conectarnos al online (véase Diablo 3), o simple y llanamente está optimizado con las nalgas y no hay quien juegue… INCLUSO en esa situación, nos comemos el juego, porque si lo vendemos, el precio, gracias a la magia de Microsoft, vuelve a alcanzar un precio que roza el del producto nuevo. ¿Qué consiguen con esto? Que, a poco que el usuario quiera desprenderse de un juego que no le gusta o que ha terminado y no necesita conservar, y con este desprendimiento quiera recuperar parte de lo pagado para comprar otro juego distinto, el valor total del juego que ese otro futuro comprador tendrá que pagar superará fácilmente lo que cuesta el juego en una tienda. Por lo que, siguiendo esa lógica, ese jugador comprará una nueva copia, luego la distribuidora habrá hecho dos ventas donde hasta ahora había una. Maravillosa jugada.

kinect7

Así pues, si esto se confirma de una vez por parte de la compañía, y no desde las amenazantes declaraciones de un informador que hoy es el foco de atención de una enorme legión de seguidores que quieren saber si pueden ya destripar o no a Microsoft en las redes sociales, yo me despido de este sistema medio antes de su salida. Es algo que nunca me había planteado. Pasar de una consola antes de tener el mando en las manos. Porque si hay algo que me asquea en este mundo es que nos tomen por ladrones. Que intenten ponerle precio absolutamente a todo. Que nos hablen de derechos intelectuales cuando en realidad se habla de distribución y rentabilidad pura, matemática, que poco o nada tiene que ver con la expansión del sector.

kinect6

Solo es una cuestión de vender. Vender, vender y vender más todavía. Cobrarnos por el juego, por los DLC que se anuncian antes de que el juego salga, la consola con Kinect lo queramos o no, los cables que hábilmente no incluyen en las cajas (como el HDMI en toda la generación anterior: qué vergüenza), y también por coger de segunda mano un título de calidad dudosa que puede no merecer nuestros 70 euros. Porque no, no hablamos de una forma de ocio en la que predominen de manera absoluta los juegazos irrefutables, y no poder comprar un Black Ops 2 de segunda mano sin que la compañía vuelva a llevarse el dinero me parece demencial.

Microsoft, te estás equivocando. PS4 es mejor a nivel de hardware y a nivel de política, hasta que se demuestre lo contrario; pues tampoco escapa completamente a los rumores. Si sabe evitar este tipo de jugarretas, muy ciegos tienen que estar los usuarios para decantarse por One. Aunque, a estas alturas, poca fé me queda en el jugador medio. Ese que no aprecia ni la resolución; y perdón por repetirme, pero es que así nos va. O espabilamos y le propinamos un hundimiento en ventas como es debido, o lo que nos espera para la próxima generación es fino.

Anuncios

Acciones

Information

4 responses

29 05 2013
Aly

Recuerdo aquel comando de google que te proporcionaba las imágenes de cualquier cámara que estuviera conectada a la red… Aaah, internet y sus cámaras.

29 05 2013
.:: KamE ::.

+1000 a tu comentario.

30 05 2013
alb

Parece que al final (aun por confirmar) la “tasa” por la reventa de juegos la pagara la tienda en cuestión que quiera entrar a este sistema de venta, bien por un lado…tremendamente mal por otro ya que se acabo, por lo menos con microsoft, la venta entre particulares o el simple hecho de prestar un juego a alguien,a parte de que seguro que la tienda en cuestión recupera esa tasa de otra manera.

30 05 2013
.:: KamE ::.

¿Por qué tanto lío, tío? Es que no entiendo exactamente cuál es el objetivo último de tanto barullo. Nunca ha habido necesidad, y mira que llevamos generaciones, de cambiar la forma en que se distribuye y redistribuye el producto. No entiendo qué quieren conseguir con estos movimientos, francamente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: