Minecraft: memorias de un novato

12 05 2013

Jugar al controvertido y bello Fez me ha llevado de vuelta a la escena indie, y a pensar en qué títulos de desarrollo independiente me han causado, como éste, una doble y agridulce sensación. No hará ni una semana estaba tratando, no sin esfuerzo, de jugar a otro título que avanza imparable beta tras beta hacia el reconocimiento global de los más aficionados al crafting y al farming (creación de objetos de todo tipo a través de la recogida de ingredientes): Don’t Starve. No consigo engancharme a ese estilo de juego, tal cual lo plantean la mayoría. Contados títulos me llevan a buscar voluntariamente objetos específicos para confeccionar las fórmulas que llevan a su creación. Me parece un tanto aburrido, francamente. Únicamente Monster Hunter (en su edición tercera, para Wii), me está llevando a cazar durante horas a las mismas criaturas, una y otra vez, intentando desprender una parte concreta de los mismos para elaborar la receta de turno. ¿Por qué? No lo sé a ciencia cierta pero, sin duda, ayuda mucho la forma de introducir al jugador en esta dinámica, sin la necesidad inmediata de echar mano de internet para saber dónde conseguir tal ingrediente o qué combinaciones producen determinados resultados. No es un paseo, ni mucho menos, ni como aventura ni como experiencia de crafting; pero es bastante más generoso con la información que otros muchos títulos que presumen de una popularidad infinitamente mayor en occidente.

minecraft

Minecraft, el indie de los indies; el más grande y famoso de todos los juegos de autor es también, indudablemente, el que más me ha costado apreciar, pero también el que mayor diversión me ha proferido dentro del catálogo alternativo de PC. Ha valido la pena el esfuerzo, pues he disfrutado de él enormemente durante mucho tiempo, aunque jugándolo, eso sí, de manera intermitente. Sin embargo, antes de haberme puesto algo más “serio” con el asunto, tuve ciertos problemas para aficionarme a su jugabilidad, derivados de la salvaje y descontrolada libertad que ofrece. No digo que esto sea, necesariamente algo negativo, porque la libertad jugable, en sí, rara vez está discutida con la calidad del producto que lo aprovecha. Pero Minecraft es tan mastodónticamente libre que me produce algo que yo, en todos mis años de vicio, nunca había experimentado con tanta fuerza: la sensación de estar totalmente perdido y ante un peligro desconocido.

javaw 2013-05-11 01-01-34-32

A estas alturas, todo el mundo conoce Minecraft, pero no todo el mundo ha jugado; no al menos con la dedicación que requiere para ser descubierto como debe. Para estos últimos diré que, cuando jugué por primera vez al título del señor “Notch”, esta sensación de abandono e ignorancia absoluta no fue algo que me sobreviniera de inmediato, pero tampoco s. Quiero que quede claro que hablo de Minecraft tal y como se juega cuando inicias un mundo desde cero; sin grandes servidores multijugador atestados de calles virtuales, edificios, zonas especiales y reglas complejas e incomprensibles para el recién iniciado. Una vez generado el terreno y ya a los mandos, interpretamos a un cuadriculado personaje sin historia: sin introducción alguna que nos ponga en antecedentes; ni tutorial ni indicaciones de ningún tipo. Solo nosotros, el vasto terreno que se extiende ante nuestra vista, y la sensación de ser algo así como Tom Hanks en la película Náufrago. Bajo nuestros pies: un mundo de generación aleatoria, enorme y compuesto de distintos niveles de profundidad (literalmente), todos ellos abiertos a nuestro inagotable afán de exploración.

javaw 2013-05-11 16-44-53-48

Lo primero es deducir qué debemos hacer y aquí es donde entra la primera cuestión que llama la atención del novato: no lo sabemos. Pese a ello, existe una tecla que nos conduce a una especie de mapa de progresión donde podemos comprobar, de manera muy esbozada, cuáles son los puntos de interés o descubrimientos en los que el jugador debe poner especial atención y énfasis (si lo desea) de cara a empezar a hacerse con el control de lo más esencial. Rápidamente caemos en la cuenta de que todo el entorno es relativamente débil, físicamente hablando, y que la gravedad solo afecta a determinados objetos. Podemos cavar en el suelo con las manos, algo que resulta más o menos evidente; pero también podemos hacer añicos el tronco de un árbol a golpes, y que la copa de éste quede suspendida en el aire. Conseguir madera es la más esencial y primera de las tareas, pues nos permite crear la más básica de las herramientas, mediante la cual comenzaremos el verdadero crafting, pudiendo llenar un total de nueve casillas (frente a las cuatro que puede hacer nuestro personaje “al aire”) con los diversos “ingredientes” que vayamos encontrando.

javaw 2013-05-11 01-02-41-31

Aquí empieza el verdadero escollo para el primerizo. Pueda creer que el propio juego se encarga de ir revelando recetas o fórmulas poco a poco al jugador para que éste vaya creando armas y demás objetos cada vez más complejos o valiosos. Puede incluso que piense que existe una forma muy genérica y entendible de crear objetos, simplemente llenando “a bulto” esos huecos con los objetos que creamos necesarios, basándonos en lo que el plano de progreso antes mencionado nos muestre (aunque éste sea un tanto parco en lo que enseña). Hasta quizá, iluso él, pueda confiar en la magistral programación del juego, y crea que exista un amplio espacio para la combinación libre de elementos, con la esperanza de que se produzcan resultados lo bastante numerosos como para poder crear sus propias recetas tratando de descubrir cuáles son las que, finalmente, necesita (por ejemplo, unir madera y metal para obtener un pico; así, sin más).

javaw 2013-05-11 14-48-59-68

Negativo: Minecraft nos asusta en cuanto se nos ocurre poner un “cubo” de madera sobre otro en la pantalla de crafting. Entonces aparece, como resultado de la combinación, un grupo de palos. Retiras una de las cajas como ingrediente, la pones justo al lado y… voilá, el resultante cambia a una placa de presión de madera, utilizable para activar mecanismos. Es entonces cuando eres consciente de la magnífica y retorcida idea del diseñador. Debes DIBUJAR el objeto que quieres obtener a base de casillas, cual si un editor de arte pixelado fuese. La idea es de lo más friki y atractiva; eso es innegable. De hecho, me encanta, pese a saber (ahora) la dificultad que esto implica. Ocurre que la noche llega, a buen seguro, mientras aún estamos haciendo estos primeros y fascinantes descubrimientos. Con la oscuridad llega el peligro, en forma de criaturas que surgen de la nada y que no dudan en darnos caza, pudiendo acabar con nosotros en cuestión de segundos si no tenemos refugio (o armamento, cosa muy poco probable en nuestra primera partida).

javaw 2013-05-11 02-10-32-45

Entonces un muy real y extraño instinto de supervivencia nos invade, y sabemos que debemos escondernos donde sea. Habrá quien busque refugio en lo alto de un árbol; pero todo novato que he podido ver, jugando por primera vez, ha elegido hacer el topo: cavar la primera superficie que se encuentra y reponer,a su espalda, la pared que acaba de despejar. En ese momento tomamos consciencia de otra debilidad de nuestro personaje: no puede hacer fuego, así que no vemos un pimiento. El sistema de iluminación del juego, dentro de su cutrez, es realista en este sentido; y nos insta a dejar un hueco libre para que penetre algo de luz en la estancia, pudiendo ver el exterior, de paso, para cuando llegue la mañana y podamos salir de nuevo; lo que es bastante aburrido si no sabemos muy bien lo que podemos llegar a encontrar bajo tierra. La cuestión es que, muy posiblemente, y más antes que después, llegado este momento nos encontremos en un posible puento muerto un tanto incómodo, de los que sirven como prueba de fuego para saber si el juego nos interesa realmente o no.

javaw 2013-05-11 16-51-40-36

No hay, al menos que yo sepa, más forma de progresar como es debido, que ser un genio de la deducción en formato píxel o tirar de guía en internet. Básicamente lo mismo que en Fez, solo que aquel presenta un formato libre pero un objetivo definido y lineal. Me da la sensación de que, por lo general, indie en ocasiones significa “búscate la vida”. Pasa en Fez, pasa en Don’t Starve, pasa en The Sandbox (para móviles; el cual amé durante media hora y lo odié hasta el abandono en la segunda media) y pasa en Minecraft (y en tantos otros que no he probado aún). Es frustrante. Tanto que, de hecho, me llevó a eliminar el juego dos veces en dos instalaciones separadas varios meses en el tiempo. A la tercera, como bien dicen, fue la vencida. Odio la necesidad de recurrir a internet o a cualquier otro dispositivo ajeno al título como producto cerrado para poder jugar en unas mínimas condiciones. NECESITO saber que, en Minecraft concretamente, puedo hacer puertas, escaleras, cubos, cofres, hornos, estanterías, libros, ladrillos, cristales, arcos y un larguísimo etcétera que descubrí en el mismo momento que busqué una guía; de las que encontré docenas tanto en inglés como en castellano.

javaw 2013-05-11 15-25-56-68

Descubrí que Youtube es, más o menos, la segunda mitad de lo que Minecraft ofrece. Sin el servicio de videos de Google, aprenderemos mucho (con guías de texto, quiero decir), pero con Youtube sabremos exactamente todo lo referente a enemigos, materiales, objetos, y demás; la forma en que se recogen los recursos: dónde y cómo. Minecraft se expandirá en un Big Bang inexorable gracias a internet, y de pronto veremos que, cuando la gente habla de la grandeza y la calidad de Minecraft, lo hacen, muy a menudo, jugando una versión del juego que ni siquiera se parece a la nuestra. Veremos que el juego, tal y como se descarga de la web oficial, es una ínfima parte de lo que sería verdaderamente representativo del fenómeno Minecraft. El juego en sí puede ser bueno, completo y complejo; pero sin recurrir a información externa, a tutoriales, a comunidades, modificaciones y demás, puede pasar por delante de nuestros ojos sin pena ni gloria.

javaw 2013-05-11 14-46-03-76

Esto es lo que a mí me desagrada de estos juegos, y de éste en particular, especialmente. He disfrutado Minecraft y lo sigo haciendo ocasionalmente, aunque me alejo de las grandes partidas online con mundos persistentes de tamaño inconmensurable, donde debes solicitar parcela al administrador, utilizar cincuenta comandos de consola, y ser de alguna forma colaborativo con los jugadores que lo pueblan. No me produce satisfacción alguna; no me atrae. Es una cuestión de gustos personales y lo bueno que tiene este título es que puedes disfrutarlo de la manera que más te apetezca. Puedes limitarte a construir un pueblecito bloque a bloque y pedir ayuda a unos amigos para que entren en tu partida por IP y te echen una mano o hagan lo que les dé la gana. Entre varias personas el interés y la diversión crecen enormemente y hasta la, en teoría, tediosa construcción de una casa común para los jugadores, puede convertirse en la experiencia más divertida de todas.

javaw 2013-05-11 01-01-22-58

Yo he encontrado, sin dejar de considerarme un mero iniciado que juega un rato largo cuando le da la vena, un cierto equilibrio, libre de cadenas, en el producto como tal; tanto si gustamos de la relativa sencillezdel modo para un jugador como si queremos organizarnos con otras cien personas para hacer una super-construcción de tamaño titánico. Por este motivo siempre aprovecho para recomendar Minecraft; porque creo que todo el mundo puede encontrar su forma de jugar. Es lo bastante amplio en su contenido, su forma y su libre gameplay, como para adaptarse a nosotros de una manera difícil de describir, pero magnífica en cualquier caso. Es un juego al que puedes invitar a la novia aunque solo sea para que te queme sin querer la casa; o retar a un amigo a un combate a muerte con arco; o liarte a plantar árboles de todo tipo para tener una fuente inagotable de vegetación. Puedes crear un enorme puente de piedra decorado con antorchas y grandes estatuas pixeladas (voxeladas, si nos ponemos finos), todo “a mano”, y crear un vagón que lo atraviese para llevarnos a zonas más alejadas, posiblemente repletas de minerales. Podemos hacer lo que nos dé la real gana, solos o acompañados. Probar mods de los cientos (miles incluso) que puedes encontrar en la red, que hacen desde pequeños cambios hasta transformaciones completas, tanto jugables como visuales, que convierten Minecraft en otro juego. Leer sobre qué novedades tendrá la próxima actualización del juego, e intentar conseguir los materiales necesarios para ese nuevo objeto tan raro que con ella anuncian.

javaw 2013-05-11 16-13-09-89

Si nos abrimos a lo que nos puede ofrecer echar un vistazo ocasional a alguna página especializada en su mundo, los niveles de adicción se disparan. Si lo tuyo es adentrarte en peligrosas mazmorras y hacer noche en ellas, cazando monstruos con la esperanza de recolectar objetos raros y deseados, pues perfecto. Si quieres vallar un perímetro y crear una enorme mansión para que los jugadores que invites a tu partida alucinen con lo que has creado, pues también. Y si te apetece, hasta puedes entrar en el modo sandbox (edición libre) y, simplemente, crear sin más límite que tu imaginación. Incluso puedes descargar misiones de todo tipo e incluso modos RPG, para los que gusten de una motivación escrita para jugarlo. Minecraft es virtualmente infinito, y su versión base parece algo ínfimo comparado con el jugo que le ha sacado la comunidad de usuarios. Ellos han hecho lo que el juego es hoy en día, y me han forzado exitosamente a arrojarme a los foros, a las larguísimas guías online y a los videos donde la gente crea volcanes, enormes fuentes, sistemas eléctricos, (hay un usuario que en Youtube muestra un ordenador, como los primeros en aparecer, creado en Minecraft: demencial), montañas rusas (en serio), series animadas con sendos capítulos en su haber, combates masivos entre equipos y un etcétera que se extiende hasta el infinito.

javaw 2013-05-11 16-36-08-63

No pretendería, ni mucho menos, crear siquiera una mínima parte de lo que estos mega-usuarios consiguen; pero simplemente verlos trabajar y mostrar lo que han hecho es esperanzador para el futuro de los videojuegos, como poco. Por supuesto que yo habría sido el triple de bondadoso con el jugador novel, ofreciéndole indicaciones, aunque fuesen pequeñas pistas, desbloqueables quizá (eso habría estado francamente bien) que, poco a poco, nos dieran indicaciones acerca de cómo debemos combinar elementos para crear, al menos, los objetos más necesarios. Aun así, los más complicados son absoluta y totalmente imposibles de suponer, os lo aseguro. Hacer un pico: pase. Hacer una pala: ok. Hacer una escalera: vale. Pero cuando tienes que hacer un enorme portal que te lleve al infierno; eso es algo que bien merece estar oculto en algún recóndito lugar del mapa, troquelado en una roca; aunque sea algo casi imposible de encontrar: pero que exista. Pero no. Se trata de una información que los autores liberan intencionadamente en la red para que se propague como un virus. Buscan que todo usuario que lea “Nether” se pregunte qué demonios es eso y como puede conseguirlo, lo que es es señal inequívoca de que han provocado una avalancha importantísima de cambios en el concepto de “comunidad online”, como ya hiciera World of Warcraft, atrayendo a jugadores hardcore y casuales por igual.

javaw 2013-05-11 14-30-20-39

Claro que no se trata de algo que haya creado el señor “Notch”, pero en la escena indie esto no se ha visto nunca. Algo capaz de superar en repercusión mediática un pepino marino como WOW, con lo que cuesta e uno y cuesta otro (económicamente), pues oye, me alegra cantidad. Ya me gustaría a mí tener el éxito de este hombre aún en cualquier otro formato o arte, siquiera una mínima parte de él. El impacto ha sido tal que hay gente que retrocede versiones del programa para disfrutar de determinados bugs sin los cuales no pueden crear efectos determinados sujetos a la particular física del título (ejemplo). Crear un ascensor impulsado por agua, un sistema autosuficiente e infinito de energía (de momento imposible en el mundo real, pero muy posible en Minecraft); crear un complejo vehículo autopropulsado cuando en teoría tal cosa no puede hacerse… Podría estar toda la tarde comentando cosas que he visto por la red; pero prefiero invitaros a verlo por vosotros mismos.

javaw 2013-05-11 02-10-11-56

Yo no juego con asiduidad, las cosas como son. Lo hago de cuando en cuando, y sigue molestándome un poco tener que recurrir a guías para ayudarme a recordar cómo se hacen los objetos menos fáciles de memorizar; pero aún así es capaz de hacerme sentir cómodo en su mundo. Establecer un hogar virtual, decorarlo sin que exista ningún mueble como tal; adaptar ese lugar a las necesidades de uno y dar rienda suelta a la imaginación, son opciones que se ven harto recompensadas en forma de autosatisfacción, pues esta personalización hace que el propio área de juego dependa en parte de nosotros mismos y de nuestra capacidad para forjar el terreno y cuanto podemos explotar de él. Por supuesto tenemos que adaptarnos a la región en la que decidamos levantar nuestra casa (o ciudad, según lo brutos que seamos) y una elección precipitada puede llevarnos, por ejemplo, a no contar con una fuente de comida fácil y directa, teniendo que echar mano de la pesca o el cultivo.

javaw 2013-05-11 01-24-32-78

Precisamente por esta necesidad de buscar los medios de supervivencia desde el primer minuto de juego, es muy difícil aburrirse. Siempre tenemos algo que mejorar, ampliar o buscar. Bien podemos crear una granja rodeada de vallas para evitar peligros y buscar la mejor manera de que el cultivo sea efectivo; o quizá lo más conveniente es arriesgarnos mar adentro en busca de una isla que contenga algún tipo de recurso del que no dispongamos allá donde se encuentra nuestra cama. Si el mero hecho de subsistir por nuestra cuenta no es lo bastante atractivo, siempre podemos aventurarnos, simple y llanamente, donde veamos una zona que nos llame la atención. Un grupo de tres enormes montañas en las que se vislumbren cuevas por doquier y minerales a todas las alturas puede ser una aventura épica a recordar, y todo ocurre sobre una base de generación aleatoria gobernada por un puñado de grandes dotes de programación y diseño, cuyo provecho depende, como todo, de nosotros mismos.

javaw 2013-05-11 02-18-14-87

Minecraft es magnífico. Es, como digo, el único que ha conseguido someterme a la obligatoriedad de jugar con ventanas de explorador abiertas. Solo Minecraft me ha hecho memorizar combinaciones de crafting y hacerme pensar en qué equipo necesito llevar conmigo en cada ocasión para hacer la tarea que tengo en mente. Es tan distinto, tan grande pero a la vez tan agradable, satisfactorio y explotable, que resulta muy difícil compararlo a cualquier otro juego. Porque hay muchos que implican búsqueda de recursos, caza, aventura y construcción. Pero Minecraft es el juguete en que se basarían todos ellos, de darle la vuelta al tiempo. Es el LEGO del mundo pixelado; la libertad de arrojar al suelo miles de piezas y pensar en qué podrías hacer con ellas, pero siendo nosotros del tamaño de una de esas piezas y viviendo la experiencia en primera persona.

javaw 2013-05-11 14-46-14-01

Si hay alguien, a estas alturas, que siga renegando de Minecraft; yo le entiendo. Gráficamente es muy poco atractivo (hasta que te enamoras de él, curiosamente); el control es sumamente simplista y falto de opciones; no existen tutoriales o indicaciones claras de qué debemos hacer o cómo podemos hacerlo; es abrumador por la cantidad de información con la que puedes chocar involuntariamente en internet; y, por último, es un juego difícil que se ensaña cruelmente con el jugador en las primeras visitas a su mundo. La muerte no supone el fin del juego (hay respawn) pero todo lo que llevemos encima queda en el lugar de nuestra caída, por lo que si estamos sumidos en una exploración lejana o a gran profundidad bajo tierra, esto puede suponer haber tirado la última hora de juego, fácilmente. Y eso es emocionante y frustrante por igual, pero sabe a reto. Encontrar sendos bloques de oro, diamante y demás minerales igualmente codiciados (la satisfacción que produce encontrar por primera vez Obsidiana es incomparable), y tener que sortear enormes zonas de lava, desoyendo esa voz interior que dice “es momento de volver y meter en el cofre lo que has encontrado”, jugándote el tipo, mientras luchas con monstruos, excavas y construyes, intentando no caer al abismo… Amigo, es algo a experimentar por tí mismo.

javaw 2013-05-11 02-18-29-42

La obra de Mohjang Games va camino del formato físico en PC (por fin), y puede ser la mejor oportunidad para hacerse con él. Si se mantendrá el precio de 20€ es algo que aún no se sabe con seguridad, pero, de ser así, y de incluir algún extra exclusivo para la versión retail, Minecraft puede vivir una excelente segunda juventud; atrayendo todavía a más jugadores a sus filas. Con la debida promoción y quizá, un buen número de mods hábilmente seleccionados e introducidos en el DVD, fácilmente activables y desactivables, de entre los mejores que existen en la actualidad, puede alcanzar un nivel de calidad y unas ventas enormes. Yo he vuelto a engancharme, una vez más; y sigo jugando como un novato en comparación con lo que se ve por ahí: pero lo disfruto tal y como quiero, y eso es algo maravilloso. Que nadie pierda la oportunidad de, al menos, probarlo.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: